D. César de Zulueta fue el alma de la idea y D. Antonio García fue uno de los que la hicieron posible: un club de golf privado al estilo de los clubes ingleses o americanos, que se convirtiera en una extensión de la propia casa de los socios. Con ese fin, en 1973, se constituyó la sociedad Golf La Moraleja, S.A.